El contrabajista Javier Colina cierra en Conde Duque la programación de JAZZMADRID16

El músico pone el colofón a un festival que ha obtenido una amplia respuesta ciudadana

El auditorio del Instituto francés acoge, igualmente, a la orquesta de Laurent Cugny, dispuesta a homenajear a Gil Evans

Público y prensa especializada ya han emitido un favorecedor veredicto común a la hora de valorar este encuentro, que, esta noche, en la escena de Conde Duque, echa el cierre a su programación con la comparecencia que el contrabajista navarro Javier Colina lleva a cabo en compañía de diversos colegas que le han acompañado en los últimos años. A lo largo de un mes, la ciudad de Madrid ha vivido un festival sin demasiados referentes, en el que los conciertos de figuras internacionales, grupos españoles y, por supuesto, bandas locales, se han visto completados con conferencias y debates, así como con proyecciones de películas y documentales.

Siempre a sala llena -tanto en esta sede de Conde Duque, como en la sala Guirau del teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa-, JAZZMADRID parece haber encontrado en su tercera edición el formato ideal para una audiencia, que, además, ha frecuentado otras sedes donde el festival ha tenido igualmente lugar: clubes y salas de la Asociación La Noche en Vivo, así como el auditorio del Instituto Francés, todos viejos colabores de esta muestra, que han vivido la misma satisfactoria experiencia.

Entradas agotadas
Las entradas ya están agotadas -el balance es, pues, absolutamente positivo- para ver y escuchar a Javier Colina, un músico a la cabeza de su instrumento, el contrabajo, en nuestro país, y al que muchos conocieron en sus primeros -y muchos- aciertos de los años 80, dándole siempre la mejor vuelta de tuerca a los géneros y llegando muy lejos en este su pugilato con la música: flamenco, por supuesto que jazz también, y algo -o mucho- de calentura afrocubana.

Un puñado de amigos
Todo estará presente el miércoles 30 de noviembre en una escena a la que acuden algunos amigos que han acompañado al contrabajista durante todo este tiempo de música grande. El guitarrista Josemi Carmona es uno de ellos. Josemi -del que Paco de Lucía dijo que estaba llamado a redefinir su instrumento en el siglo XXI- sigue abordando el flamenco desde una perspectiva abierta, haciendo avanzado el discurso tradicional.

Y viene también el trompetista y percusionista neoyorquino Jerry González, grande como Javier, enfrentándose cara a cara con el mejor jazz afrocubano. La horma la pone el resto de músicos de los cuartetos y quintetos de Javier, haciendo de la formación resultante el futuro vivido en el espacio cotidiano como una apuesta sin retorno. Será un fin de fiesta de altura.

laurent-cugnyLaurent Cugny en el Instituto Francés
El teclista y pianista Laurent Cugny, antiguo director de la Orquesta Nacional de Jazz de Francia, ofrece un concierto el mismo día a las 21, 30 h. en el auditorio del Instituto Francés, en el que el maestro homenajeará la música del arreglista Gil Evans.

La idea, que recibe el nombre de Gil Evans París Workshop, pretende reproducir aquellas noches vividas en la escena del Sweet Basil neoyorquino, con las que Evans consiguió vivir una segunda juventud en los años 80. Una big band de jóvenes músicos sirve bien al empeño, aportando nuevo espíritu y una percepción de los arreglos y creaciones del maestro Gil Evans completamente diferente a lo escuchado hasta el momento.

Foto Javier Colina: © Javier González