Popa Chubby

Cuando el blues es rentable

El neoyorquino Popa Chubby acerca este lunes al público de Conde Duque los temas de su último disco, “Big, Bad and Beautiful Popa Chubby Live”

En Clamores, Jack Broadbent despliega los seductores recursos de su guitarra slide

La página web de este bluesman neoyorquino lo revela: Popa Chubby dispone de una de las plataformas de venta en la red más completas que cualquiera pueda imaginar. Desde ropa con diseños exclusivos, a discos por supuesto, pero autografiados. El músico se supera a sí mismo, y no solo musicalmente.

Por si fuera poco, su nuevo álbum, “Big, Bad and Beautiful Popa Chubby Live”, bate, por lo visto, records de venta desde su publicación, y este lunes quienes acudan a Conde Duque podrán tener una aproximación a sus composiciones en directo, con la banda del propio Popa Chubby que visita nuestra ciudad tras varios años de ausencia.

Ausente de Madrid desde 2011
Su aspecto físico, generoso en formas, no comparecía en Madrid, en efecto, desde 2011, y, en este tiempo, el músico ha publicado varios discos y ha dado un par de veces la vuelta al mundo ofreciendo conciertos. Su hazaña más reseñable sigue siendo la misma, no obstante: seguir incorporando -y no es poco- la ciudad de Nueva York a la restringida cartografía estadounidense del blues.

El arco expresivo de este nativo del Bronx nacido Ted Horowitz, permite que en su música convivan vestigios de hardcore, funk y hip-hop, ingredientes rockeros y una elevada porción de blues, que suministra cuerpo a la feliz idea de trazar un discurso alrededor del calcinante pandemonium de la gran música negra.

Lejos de los estereotipos
Devoto admirador de Willie Dixon y Jimi Hendrix, Popa es un músico inteligente. Comenzó acompañando al cantante Pierce Turner, ha grabado más de dos docenas de discos, ha producido a la cantante Galea y al guitarrista irlandés Rab McCullow, y su inspiración musical está lejos de los estereotipos en los últimos títulos de su discografía. En ellos sigue mostrando la misma voz fiera, lavada-a-la-piedra que caracterizó sus orígenes, pero, aún mejor que su gemido tribal, son los dedos de su mano izquierda, recorriendo a velocidad imposible los trastes de su guitarra. Blues elaborado con agilidad versatilidad y auténtica maestría, una explosión de primera magnitud.

Jack Broadbent en Clamores
Hace tiempo que este espectacular guitarrista británico se reveló en Youtube, defendiendo su música en toda clase de escenarios callejeros. El festival Guitar BCN permitió este año verle en un cartel en el que también brillaban nombres de la guitarra del fuste de Noel Gallaguer, Tomatito o Adrian Belew, de King Crimson. El lunes la afición de Madrid tiene la oportunidad de escuchar su música en la acogedora atmósfera del club, bien asentada en el blues más clásico, pero también en sensibilidades de ahora mismo como las de Government Mule o la Derek Trucks Band.