Feliz reencuentro con John Scofield

El teatro Fernán Gómez promete ser una fiesta este miércoles con la visita del nuevo cuarteto del guitarrista John Scofield

Cuarenta y dos años en el oficio y todavía haciendo giras y grabando discos, como si se tratase de un artista de rock. Eso sí que es alcanzar el nirvana. John Scofield regresa a JAZZMADRID (miércoles 16 de noviembre) en compañía de tres amigos con los que bien puede afirmarse que se encuentra como en casa: Larry Goldings doblando en piano y órgano, Steve Swallow en el bajo eléctrico, y Bill Stewart en la turbobatería.

El tiempo ha transcurrido para todos y puede que esa haya sido una de las razones por la que muchos han fantaseado con la posibilidad de que el nombre del proyecto, “Country for Old Men”, respondiese a este proceso de envejecimiento. La realidad, en cambio, es mucho más prosaica: el nombre responde al homenaje que esta gente quiere hacerle al country al bluegrass, estilos musicales por los que Scofield profesa admiración.

Feliz reencuentro con John Scofield
La música de esta gente es ágil e inteligente, tiene un perfil de virtuosismo más que considerable y muy bien asentado. Y, sin embargo, que nadie piense que John Scofield trabaja de espaldas a la lírica. Se ha visto muchas veces: tras su apariencia alborotada, hay una plática musical muy fresca, desinhibida y libre. Su guitarra puede introducirnos repentinamente en una alocución dislocada y veloz, para más tarde estampar su inconfundible rúbrica jazzística sobre una pieza de filiación avanzada.

Una guitarra con mucha historia
Así discurre la creatividad de este confeso adorador de Jimi Hendrix y Hank Williams, cuya aventura comenzó en 1974 en las filas del cool tardío, formando en el seno de una banda accidental que dirigían Gerry Mulligan y Chet Baker. Su vibrante guitarra adornó más tarde la turbulenta música de las últimas bandas astrales de Miles Davis, y hace más de una década que atraviesa una de las fases más sólidas y estables de su carrera. El año pasado, cuando se le pudo ver en este festival en compañía de Joe Lovano, fue el paradigma de la revolución jazzística. Y lo mismo sucedió cuando vino con el trío Medeski, Martin & Wood, en 2014.

Su visita al frente de “Country for Old Men” volverá a revelarnos la verdadera naturaleza que, a su juicio, tiene la música de jazz: una imperiosa necesidad de hacer música en vivo; el deseo, asimismo, de mostrar el pasado que atesoran sus músicos, sus enormes conocimientos, y, finalmente, la afirmación de la propia individualidad.