Gran noche de jazz en Conde Duque con cuatro leyendas en acción

Aziza, el cuarteto integrado por Dave Holland, Chris Potter, Lionel Loueke y Eric Harland, comparece mañana en JAZZMADRID

Esta reunión recuerda un poco a las de aquellas superestrellas del rock de los años 70: Crosby, Stills, Nash & Young; Cream; Emerson, Lake & Palmer… Y es lógico, porque la intención de Aziza es idéntica. Una reunión de músicos de diferentes generaciones -el contrabajista Dave Holland, el guitarrista Lionel Loueke, el tenorsaxofonista Chris Potter y el baterista Eric Harland– con un único objetivo: mostrar lo que cuatro supernovas del jazz pueden dar de sí. El público ha refrendado la altura artística del proyecto agotando todas las entradas

Custodio del saxo tenor
Vamos por partes. Chris Potter, que atraviesa un momento espléndido, es el gran albacea saxofonístico de la mejor tradición en el tenor. Un músico que pasó de las carreteras secundarias del jazz por donde un día transitó, a ocupar la medianera de la autopista. Su soplo, fundamentalmente alimentado por el bebop, está repleto de fraseos improvisados conectados a una inventiva y a una energía reservadas a talentos mayores.

El arte de Dave Holland
Toda vez que dejó de lado su andadura junto a Pat Metheny, Potter se reencontró con otro de sus padrinos mayores: el británico Dave Holland, antiguo acompañante de Miles Davis y auténtico monarca, desde hace años, del contrabajo. Ante estas dos referencias del jazz de hoy y el de mañana, la información sobre el resto de miembros de este cuarteto podría despacharse con meros adjetivos. Sin embargo, el concurso del guitarrista beninés Lionel Loueke y el del baterista Eric Harland, merecen apartados propios porque también ellos están haciendo historia en el género.

Lionel Loueke y Eric Harland: espléndidos avales
El primero mantiene creativas colaboraciones con numerosos artistas, entre quienes cabe destacar a Herbie Hancock, después de que este pianista le viera -y votara- a principios de 2000 en la prestigiosa Thelonious Monk Competition. Y otro mentor importante es Wayne Shorter, que no está nada mal.

Por su parte, Eric Harland se ha reivindicado en estos años como un baterista con ritmo propio, capaz de hacer la revolución tanto con parches y platillos como con tambores. Está forjado junto a maestros nobles como Terence Blanchard, Joshua Redman o McCoy Tyner. Y, como Lionel Loueke, tiene, también, una biografía discográfica de elevado interés.

Foto: © Govert Driessen