La fogosidad guitarrística de Terje Rypdal cautivó en Conde Duque

En el teatro Fernán Gómez, el sexteto O’ Sister presentó su nuevo disco “Stompin’ in joy”

En su apuesta por ofrecer una programación suficientemente variada como para que todo el mundo pueda hacerse una idea de los numerosos estilos que, en la actualidad, confluyen en la música de jazz, este festival vivió en la jornada de ayer una de sus jornadas con mayores contrastes estéticos en sus propuestas.

El encargado de abrir en Conde Duque la primera parte de la noche fue el guitarrista noruego Terje Rypdal. El músico se presentó en formulación instrumental de cuarteto, con unos compañeros a los que conoce muy bien y de años, con el fin de hacer prospección actual con los materiales sonoros de un álbum titulado “Skywards” cuya idea original nació en el año 1997.

Improvisador de múltiples recursos
Rypdal es uno de los guitarristas más inspirados del jazz europeo, y un improvisador con múltiples recursos melódicos. Hay en sus solos un regusto hendrixiano excitante, así como claros aderezos de música de vanguardia salidos de la parte clásica de su educación musical. Ninguna de estas características, no obstante, le hacen abandonar jamás la melodía, que, a menudo, es desarrollada en trayectorias diferentes o desnudada hasta su lectura más esencial. Un discurso abierto, reflexivo y poco transigente, pero sorprendentemente asequible; diríase incluso mágico.

Mikkelborg, el Miles Davis europeo
Por su parte, el baterista Paolo Vinaccia tuvo su propio espacio para desarrollar en solitario, que llenó de ideas rítmicas infrecuentes y muy fecundas. Y no menos interés tuvieron las intervenciones del trompetista Palle Mikkelborg, bien conocido por la afición por haber europeizado ejemplarmente la concepción de Miles Davis, suavizando líricamente el fraseo más colérico y rebelde de aquel en sus periodos de la fusión.

Además, Mikkelborg es uno de los pocos trompetistas que han hallado, más allá de Miles, un estilo independiente en el empleo de diferentes pedales de efectos aplicados a su instrumento, y algún momento se escuchó anoche, llenando el espacio sugerido con una especie de resplandor romántico que no arrebataba nada de la expresividad original.

jazzmadrid16-oh-sister-0488El chispeante swing vocal de O’ Sister
La segunda parte de la noche la protagonizó en el Fernán Gómez el grupo de swing sevillano O’ Sister!, cuyos primeros éxitos se pudieron avistar ya en 2009, cuando publicaron el disco “Crazy people”.

Aquel disco era, esencialmente, un muestrario de canciones que hacían divertida reproducción de la estimulante experiencia del jazz de las primeras décadas del siglo pasado XX. Un cruce fecundo entre el repertorio de The Boswell Sisters y un número indeterminado de recursos arrebatados al vodevil y al mundo de las variedades. Y el objetivo siguió siendo idéntico con la segunda grabación, de 2012, publicada con el título “Shout Sister!”.

Ahora O’ Sister viajan con un álbum recién facturado. Se llama “Stompin’ in joy” y anoche su temario fue el núcleo central del concierto. Un puñado de composiciones propias esta vez, de apabullante poder comunicativo y dotadas de belleza y garra. El éxito fue tan grande que, como cuando se presentaron en 2014 en este festival, tiempo después de concluir el concierto, seguían vendiendo cedés a diestro y siniestro a una audiencia en estado de levitación.

Foto © Álvaro López del Cerro / Madrid Destino