Luis Verde inauguró con éxito, anoche, en Conde Duque, el apartado que JAZZMADRID dedica al jazz local

El quinteto del saxofonista extremeño estrenó las composiciones del reciente disco “In Lak’ech Hala K’in”

Entre los más atractivos alicientes de cualquier manifestación artística se cuenta el de poder alcanzar la notoriedad. En el caso que ahora nos ocupa, una suma de esfuerzos y emociones individuales facilitó la alta expresividad de un quinteto de jazz, aunque fuese bajo una superficie sonora aparentemente compleja y adornada con alusiones a la cultura maya. Eso fue, en esencia, lo que consiguió el saxofonista alto Luis Verde en el concierto que anoche protagonizó, junto a su grupo, en Conde Duque en el marco de la programación de la presente edición de JAZZMADRID.

Delicado convocando la melodía
Luis Verde es delicado convocando la melodía en los saxos soprano y alto, y enérgico entregándosela al resto de componentes de su grupo para que la desarrollen. Su capacidad para hacer avanzados los aires tradicionales de una conga extremeña, o para prescindir de efectismos cuando acomete repertorio que mira al futuro, tiene pocas equivalencias en nuestro panorama. Es un solista que no se concede resuello, está siempre presente, aunque el turno lo tenga otro. Y, a su alrededor, hay una atmósfera de colores múltiples a la que sirve maravillosamente bien el poderoso saxo tenor de Ariel Brínguez, y la briosa sección rítmica compuesta por el baterista Michael Olivera y el contrabajista Reinier Elizarde, dos artesanos de la medida, dos músicos disciplinados y fieles que afirmaron las riendas del concierto en el desarrollo de composiciones como “Chamán” o “My other song”.

Más fortuna tuvo, no obstante, en el reparto de intervenciones el pianista Moisés Sánchez, que, desde su irrupción en la escena jazzística de Madrid, ha quebrado todas las reglas y desterrado todos los prejuicios. Ahora sigue rompiendo quizás la más importante: tocar como nadie habría esperado que lo hiciese a su edad. Así lo entendió el público anoche, que aplaudió cada una de sus fogosas intervenciones, en las que la inspiración -como en veces anteriores- volvió a asegurar continuidad para la creación de Keith Jarrett y Brad Mehldau, pero también para la Esbjorn Svensson o Stefano Bollani.

jazzmadrid16-luis_verde_quinteto-alvaro_lopez_del_cerro-0137Lección avanzada de jazz
Con composiciones firmadas por el titular de la banda, estos cinco músicos ofrecieron una verdadera lección avanzada de jazz, sin la sensación de atmósfera cerrada que provocan otros intentos. Todas las piezas estaban incluidas en el reciente álbum “In Lak’ech Hala K’in”, y este registro reivindicativo y su plasmación en el concierto, cuentan con la alegría que define parte del mejor jazz. Concluyeron con un título premonitorio: “The best is yet to come”. Y, naturalmente, que lo mejor está por llegar para ellos.

Foto © Álvaro López del Cerro / Madrid Destino