Presentación

El jazz apegado, como nunca, a Madrid

El jazz en Madrid sigue su camino con paso firme. Y lo hace a través de la cita que en el otoño propone, por tercer año consecutivo, JAZZMADRID. Entre el 25 de octubre y el 30 de noviembre, la afición podrá disfrutar de un apretado calendario musical que, en contraste con el de años anteriores, revela además un aumento notorio en su oferta artística.

Serán, aproximadamente, un centenar de conciertos, así como diferentes actividades paralelas relacionadas con el jazz. El festival tendrá desarrollo en diferentes espacios escénicos de la ciudad, pero su centro neurálgico volverá a ser Conde Duque, con la novedad de que, este año, ampliando geografías, también se suma como sede principal el teatro Fernán Gómez.

Ambos auditorios darán cabida a los más diversos y destacados nombres de la escena jazzística actual y de siempre. Dave Holland, Madeleine Peyroux, Gregory Porter, Hiromi Uehara o el nuevo grupo de Stanley Clarke, son solo algunos de ellos. Y, en el ámbito local, Pablo Martín Caminero, Kontxi Llorente, Marta Sánchez, Ximo Tébar, O’ Sister, Luis Verde y Giulia Valle defienden también sus posiciones. A modo de declaración de principios, el festival cerrará sus actividades con un gran concierto protagonizado por el contrabajista Javier Colina al que se le ha ofrecido “carta blanca” para que sea él mismo el que conforme la banda que considere más oportuna para desarrollar esta actuación. Vienen, entre otros, Josemi Carmona y Jerry González.

En equivalencia con los propósitos didácticos que ya afianzaron la filosofía de las ediciones de 2014 y 2015, la programación de JAZZMADRID sigue abriéndose al clasicismo de músicos como el veterano saxofonista Charles Lloyd, la nueva formación del guitarrista John Scofield o la de la cantante René Marie, pero no olvida los necesarios contenidos aventureros con comparecencias como las que protagonizarán el laudista tunecino Dhafer Yousef, el guitarrista flamenco Niño Josele, la vocalista Kristin Asbjørnsen o el trompetista noruego Nils Petter Molvaer acompañado del dúo jamaicano Sly & Robbie.

Y, junto a ellas -y como consecuencia de ellas-, una vocación estrictamente ecléctica inspira convocatorias como las de los trompetistas Marcus Stockhausen, Christian Scott y Theo Crocker, los saxofonistas Rudresh Mahantappa y Donny McCaslin, los pianistas Michal Wroblewsky y Robert Glasper, los guitarristas John Abercrombie y Terje Rypdal, las vocalistas Robin McKelle y Somi, o las formaciones de Laurent Cugny y el Tarkovsky Quartet, este último propietario de una filosofía sonora que, en el trigésimo aniversario de su desaparición, homenajea la obra del cineasta ruso Andrei Tarkovsky.

Otra de las novedades que el cartel reserva a la afición es la ampliación que experimenta la oferta de conciertos de blues. Este género, que cuenta con un público entusiasta y fiel, tiene esta vez, en efecto, un espacio más grande en esta edición de JAZZMADRID. Gracias al detalle, sin duda un homenaje claro a Allen Toussaint, fallecido hace un año en Madrid, se podrá disfrutar de estilos tradicionales como los de Corey Harris, y también de los más cosmopolitas representados por el guitarrista neoyorquino Popa Chubby. Y, en el centro de ambos, el guitarrista de las calles de Amsterdam Jack Broadbent, y la savia regeneradora representada por dos mujeres de ahora mismo: Ana Popovic y Sue Foley.

En este sentido, cabe apuntar que la contribución general de las mujeres en el grueso artístico del cartel del festival se salda con una presencia de algo más de un tercio de participación. Y, dentro de ésta -como en el caso de la intervención masculina- se ha tenido igualmente muy en cuenta un factor como el de la juventud de los participantes.

Acuden, nuevamente, músicos de conservatorios como los de las formaciones de la Amaniel Big Band y la Creativa Junior Big Band, ambos salidos de las aulas, respectivamente, del Conservatorio Amaniel y de la Escuela de Música Creativa. Aquí encuentran un lugar en el que pueden demostrar que sus valores técnicos -y tienen todos suficientes- no son el único calibre de la medida de su talento. Finalmente, la Asociación de Salas de Música en Directo, La Noche en Vivo, volverá a ofrecer varias decenas de conciertos programados en diferentes salas y clubes de Madrid.

Con este laboratorio sonoro, JAZZMADRID se configura como uno de los mejores certámenes subalpinos que el jazz es capaz de producir. Y, con todo, lo más importante acaso sea que se trata de un festival concebido, impulsado y gestionado por el Ayuntamiento de Madrid y, por ello, apegado a la ciudad que ocupa y que, seguro, no podría conocer desarrollo igual en cualquier otro lugar.

El cartel se completa con un ciclo de debates y conferencias a cargo de algunos de los representantes más importantes de la vida cultural y la crítica de jazz en España. Habrá también exposiciones de fotografía y artes plásticas, y habrá proyecciones de varias películas documentales; entre ellas, Solo en un día, Club de Reyes, Let´s Get Lost y Sexo, maracas y chihuahuas. Las dos primeras informan de las actividades de los músicos de jazz en Madrid y en el extinto y añorado club de música y jazz del Colegio Mayor San Juan Evangelista; la úlitma glosa la figura y la obra del director de orquesta y violinista Xavier Cugat.

Luis Martín
Director artístico