Un saxofonista en la cima visita este jueves Conde Duque

El saxofonista estadounidense Charles Lloyd se presenta al frente de su cuarteto en JAZZMADRID

A cada encuentro se multiplica la admiración que una buena parte de la afición siente por el saxofonista Charles Lloyd. Su concierto en JAZZMADRID es otro de los hitos de esa tendencia programadora que, en el cartel -y de forma muy evidente-, rastrea y encuentra complicidades con la vanguardia.
Charles Lloyd, de Memphis, 78 años de edad cumplidos, comenzó su carrera en los circuitos del blues, al lado de Bobby Blue Bland y B.B. King, para luego emprender un itinerario que le llevó desde el hardbop hasta el vanguardismo de las postrimerías de los años 60 del siglo pasado.

Campeón del saxo tenor
1966 fue el año que saludó la creación de un cuarteto en el que, con él al frente, militaban también el pianista Keith Jarrett y el turbobaterista Jack DeJohnette. El grupo hizo giras de conciertos por todo el planeta, afianzando la condición de Lloyd como campeón del saxo tenor, hasta que -apesadumbrado por el fallecimiento de su madre- abandonó la escena, encontrando apoyo en el retiro espiritual que le brindó el Maharisishi Mahesh Yogi.

Más de una década transcurrió hasta que el piano de Michel Petrucciani le salvó de los descalabros religiosos vividos junto a Mike Love, un ex Beach Boy adepto -como él- a la Meditación Trascendental.

Una carrera irreprochable
De entonces acá, la carrera de este filósofo del jazz es impecable. Es, sobre todo, un reconocido especialista en dejar en segundo plano la perfección técnica de las evidencias, para poner de relieve el sutil mundo de emociones que respiran los arreglos y las composiciones de sus últimos álbumes -el más reciente, grabado junto a The Marvels-, todos, inequívocamente, espléndidos y marcados, en su mayor parte, por una suerte de espiritualidad melódica

Y en sus grupos, sean quienes sean los músicos que los integren, el nivel de virtuosismo instrumental no desciende jamás. Acompañan a Lloyd en su concierto Gerald Clayton al piano, Kendrick Scott en la batería, y Reuben Rogers en el contrabajo, este último el de mayor experiencia acompañando al maestro en los últimos años en giras y grabaciones.