Stanley Clarke estrena este martes su música en el teatro Fernán Gómez

El bajista estadounidense no visitaba Madrid desde su concierto con la Return To Forever, hace ocho años.

En la tarde, el trío de la cantante noruega Kristin Asjbørnsen actúa en Conde Duque.

Regresa a Madrid Stanley Clarke. Y lo hace para seducir a una audiencia que, en cada una de sus visitas, ha agotado el taquillaje siempre. En Madrid se admira y se venera a este bajista, se revisa una y otra vez su trabajo y todo lo que representa la imaginación de Clarke en la música de jazz de los cuarenta años últimos. En muchas otras partes del mundo sucede lo mismo.

Esta vez no viene acompañado de Marcus Miller y Victor Wooten, como hiciese en 2007, durante la gira de “Thunder”. Y tampoco respalda las audacias de Chick Corea en una nueva reconstitución de la Return to Forever. Saldrá, simplemente, a escena con su volcánico equipaje sentimental y técnico, y hará lo que mejor sabe hacer: dejar con la boca abierta a todo el mundo, con su prodigiosa técnica pellizcando las cuatro cuerdas de su instrumento, ya sea éste acústico o esté conectado a la red.

Una formación nueva
Los músicos fajados para la presente ocasión en el prodigio del repertorio que ofrecerá el bajista estadounidense, son dos pianistas que alternan turnos solistas, el georgiano Beka Gochiashvili y Cameron Graves, bien secundados por el baterista Michael Mitchell. Con su exhibición desinhibida y espectacular, el primero dejó boquiabierto a Clarke a su paso por el festival de jazz de Tsibili, de donde es originario Gochiashvili. El segundo, con sus lances, elevó la temperatura de varias composiciones del tenorsaxofonista Kamashi Washington en la grabación de “The epic”, el grandioso disco elegido por muchos mejor álbum de 2015.

El rock, su primer lenguaje
Stanley Clarke cursó estudios de violín y cello en el conservatorio de Filadelfia, ciudad donde nació hace 65 años, y dio sus primeros pasos profesionales en grupos de rock de filiación desconocida. El puente para llegar hasta Horace Silver, Gil Evans o Art Blakey en los inicios de los años 70, se lo tendió la cantante Aretha Franklin, con la que había viajado y grabado finalizando la década anterior.

Publicó su primer álbum como titular en 1972, y, de entonces acá, los proyectos se cuentan por decenas en su historial. La creación de Vertu, la formación de tríos con el violinista Jean Luc Ponty y con la pianista Hiromi, trabajos para Jeff Beck, para Dee Dee Bridgwater y diversas reconstituciones de la mencionada Return to Forever, son solo algunos de estos proyectos. Su objetivo está puesto ahora en inventar y mostrar aires nuevos para el jazz. Este no es un concierto cualquiera. Es un concierto de Stanley Clarke.

kristin-asbjornsen-presse-9Kristin Asjbørnsen en Conde Duque
Poco antes, en la sesiones que JAZZMADRID desarrolla en Conde Duque, Kristin Asjbørnsen ofrecerá un concierto en el que, por vez primera, la cantante noruega mostrará sus canciones en Madrid. La oferta de Asjbornsen es plural. Una artista abierta al mundo entero que resulta más que notable cuando entona el blues y el gospel, y mejor todavía cuando aborda repertorios tradicionales nórdicos y estadounidenses, revistiendo todo con la libertad del jazz. Su concierto se desarrollará en orden instrumental de trío, con Olav Torget en guitarras y voces, y Gjermund Silset en bajo y voz. Publicado el 13 de noviembre de 2016.