El sugerente blues de Corey Harris en Conde Duque

El músico abre las fronteras del estilo afroamericano en JAZZMADRID16, agotando las entradas

El fiel colectivo de aficionados al blues está de enhorabuena: Corey Harris, uno de los más inteligentes renovadores del estilo musical que la industria ha descubierto en las dos últimas décadas, permite el disfrute de sus últimas composiciones con el estímulo añadido que suministra la distancia corta del auditorio de Conde Duque, excelente plataforma para el desarrollo de la música popular, por oposición al concepto rutilante y algo artificioso del macroconcierto.

Pasión por el legado musical africano
Harris, que desde su debut discográfico en 1995 con “Between midnight and day”, jamás ha ocultado su pasión por el gran legado de la música africana en las dos Américas, hace años que recorre una carrera ascendente como guitarrista y cantante. Para algunos especialistas, el detalle le sitúa en un nivel análogo al ocupado por el veterano Taj Mahal, otro de los grandes estudiosos del comportamiento del blues en diferentes áreas americanas.

La más reciente entrega discográfica de Corey Harris, “Live from Turtle Island” mezcla con gran habilidad las esencias del sonido del delta con el reggae jamaicano, el calipso de las Antillas y otro serial interminable de músicas carnosas, fascinantes, llegadas del gran tesoro cultural que reservan las islas del área del Caribe y de las mencionadas Antillas.

La opinión de B.B. King
Si ustedes son, no obstante, de los que gustan consultar la opinión de algunos colegas de la fiabilidad -pongamos por ejemplo- de B.B. King, pueden guiarse por su buen criterio cuando afirmaba que, “en momentos en los que las líneas de investigación musical del blues se han cerrado en muchos casos debido a los intereses económicos de la industria discográfica, Corey Harris representa una esperanza, abre expectativas a la evolución del estilo”.

Lo que este intérprete logra en sus discos –y superan la docena- solo encuentra precedentes en las sesiones mantenidas entre el maliense Ali Farka Turé y Ry Cooder, y en las materializadas por el mencionado Taj Mahal con músicos de calipso y con el korista guineano Toumani Diabate. Hay que agradecerle, nuevamente, a los estadounidenses de la fonográfica Alligátor el descubrimiento. Escuchar a Corey Harris recreando rhythm & blues, reggae y, tal vez, música cajun, es una experiencia que merece la cita. El artista actúa en solitario, acompañado únicamente con su dobro y su guitarra.

corey_harris-zion_crossroadsCOREY HARRIS
Zion Crossroads (Telarc/Indigo)
Corey Harris se había hecho con nombre importante hundiéndose en la raíces del blues tradicional. El músico de Colorado, Denver, se trasladó al sur de Estados Unidos en busca de las esencias. Cantante, dominador impecable de la guitarra acústica y antropólogo, Corey, incluso, emprendió un viaje a Camerún a la captura de las fuentes. Ahora se instala en un “cruce de caminos” distinto. Absolutamente formidable es su asunción del reggae. “Zion Crossrads” se empapa de la Babilonia jamaicana. Atrapadoras y sensuales síncopas, formidable orquesta de vientos. Alarde de sabor, conocimiento y vitalidad.