Becca Stevens y Marilyn Mazur: Música a corazón abierto

Becca Stevens y Marilyn Mazur: Música a corazón abierto

La primera presentó su disco “Regina” en el Fernán Gómez. La percusionista Marilyn Mazur actuó al frente de su nuevo cuarteto en Conde Duque


 

La modernidad jazzística está en auge, de eso no cabe duda. Anoche se pudo comprobar sobradamente, por partida doble. En el Fernán Gómez, a las 21:30 h., comparecía la cantante de Carolina del Norte Becca Stevens para presentar su nuevo disco, que lleva por título “Regina”; es el mismo de uno de sus temas principales. Y seguramente va a venderlo la artista sin ninguna clase de dificultad, porque el público presente lo pasó francamente bien, escuchando canciones de un pop jazzificado, con intensidad rítmica unas veces, y con prestancia melódica otras, pero todas, en los textos que entona Becca Stevens, repletas de intención, de entusiasmo.

Efectivamente, “Venus” -ya popular antes de aparecer la grabación-, por supuesto la mencionada “Regina” y “Tillery”, y también “Harbour Hawk”, todas muy originales y de gran calidad lírica en los mensajes, vienen a confirmar que, en el marco del género del jazz revestido de pop -aunque más bien es al contrario-, Becca Stevens se distingue. Y lo hace gracias también a la línea de arreglos que marca una sección rítmica, atenta y eficaz, con especial mención para la bajista y vocalista de apoyo Alicyn Yaffee.

Marilyn Mazur, el ritmo de la vida

Poco antes, en el auditorio del centro cultural Conde Duque, comenzaba la jornada de JAZZMADRID con el concierto de Marilyn Mazur. En su última visita a esta ciudad, en 2011 -vino también en 2015, pero como componente de las European Leaders, una formación de all stars-, esta percusionista danesa actuó, como ahora, al frente de un cuarteto, pero esta vez los componentes fueron otros. Y con ellos pudo hacer mejor Marilyn esa labor de espeleología sonora que tanto caracteriza su música, creada a partir de un inusual “complejo” percusivo que incluye toda clase de campanas, gongs, cantaros de barro, triángulos y batería ahondando en espacios alejados de los estereotipos..

El jazz tiene todo el aspecto de no envejecer mientras joven sea el espíritu de quienes lo defienden, y este proyecto tiene su centro de coordenadas musicales allí donde habita el riesgo. Marily Mazur maneja en él sus percusiones como quien despeja ecuaciones del corazón. El añorado Miles Davis llevó durante un tiempo de cerezas a esta estupenda percusionista en su formación, y ahora ella, tras una carrera dilatada que incluso le puso al lado también del saxofonista Jan Garbarek, busca complicidades con sus nuevos músicos como quien canta odas trascendentes o juega en el patio de su casa.

Becca Stevens
Becca Stevens

Cuatro músicos libres

A lo largo del concierto, hubo momentos de frenesí, momentos líricos. Lo bronco y la suavidad. Cuatro músicos libres haciendo jazz de verdad, jazz en la oscuridad, jazz con carácter, con proyección de futuro. Jazz, en definitivas cuentas, del que encuentra la comunión carnal entre la libertad de cada intérprete y la visión de conjunto de un concepto sonoro rompedor.

En la guitarra, el sueco Krister Jonsson hizo evidente que aún existen capítulos por escribir en el jazz y en la música. De ensueño las turbulencias eléctricas de su instrumento en los momentos más fogosos. Largo es el brazo de Jimi Hendrix. Y mención de honor, por supuesto, para la labor percusiva de Marilyn Mazur, mostrando sin ambages pertenecer a esa categoría de bateristas que trabajan sin un techo que desluzca sus valientes lances. Los aplausos se sucedieron a lo largo de su actuación muy merecidamente. Un lujo.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en Política de Cookies.
Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?