Benavent, Di Geraldo & Pardo: el Supertrío

Benavent, Di Geraldo & Pardo: el Supertrío

Los tres artistas cautivaron en el teatro Fernán Gómez con su jazz de marcado acento flamenco

El saxofonista Perico Sambeat estrenó en Conde Duque su proyecto de música de Frank Zappa


 

JAZZMADRID se llenó anoche de colores y sonidos locales, proponiendo un doble programa con artistas que trabajan entre nosotros. Comenzaba primero Conde Duque, el consulado de todas las vanguardias, colocando en su escena el proyecto que, sobre la música de Frank Zappa, estrenó este año el saxofonista valenciano Perico Sambeat, y el espectáculo prosiguió más tarde, en Fernán Gómez, con la comparecencia del trío de jazz-flamenco más famoso del mundo: el conformado por el bajista Carles Benavent, el baterista Tino Di Geraldo y el saxofonista-flautista Jorge Pardo.

Trío de ases

Vayamos por partes e invirtamos el orden natural; comencemos por los últimos; tres músicos que valen para todo, para todo lo bueno naturalmente. Sus puntos de partida fueron muy diferentes, pero tenían  una vida en común arriba del escenario con distintos proyectos y en las más diversas grabaciones. Había que inventar otra vida paralela, y así surgió la de este trío de ases con comodines.

Los tres son músicos superdotados: las cartas más altas de la baraja. Y además, como podían hacer juntos cualquier cosa que les apeteciera, apostaron a la jugada ganadora más segura, por sencilla y sincera. Juntos hacen lo más insólitamente veraz: flamenco teñido de jazz, aunque, quizás, sea al contrario. Tanto da.

Jazz teñido de flamenco

Benavent es una estrella mundial del bajo eléctrico y sigue exclusivamente comprometido con su música. Está con Jorge Pardo desde que ambos entraron en aquella primera formación del sexteto de Paco de Lucía, y sus falsetas en el bajo forman ya parte de esta nueva música. Tino Di Geraldo deja en este trío sus percusiones habituales para marcar desde la batería la sabiduría del tiempo. Y Pardo, finalmente, sigue siendo un fenómeno en sus tres instrumentos: saxo tenor de poderoso aliento y en la senda y el sonido de Sonny Rollings; flautista de impecable ejecución, pues éste fue en realidad su primer instrumento, y un saxo soprano que ha teñido de jazz el nuevo flamenco en los últimos treinta años.

Estreno del próximo disco

Los tres aportaron anoche nuevo temario, que formará parte del nuevo álbum que publiquen el año próximo. Todo lo escuchado -“Viva Cai”, “Blustorius”, “Surcos”, “De perdidos al río”…- sonó a jazz. Y fue flamenco igualmente. Sin embargo, y sobre todo, sigue siendo nueva música española. Lo de esta gente es arte de primer orden, sin paliativos. Y lo mejor es que se hace entre nosotros.

Zappa revisado por Perico Sambeat

Perico Sambeat emergió profesionalmente en los albores de la década de los años 90, tras su regreso de la New School for Jazz & Contemporary Music, de Nueva York. De un modo absolutamente personal e intuitivo, su carrera desde entonces le ha llevado a comparecer en cientos de festivales y clubes de todo el mundo, y ha grabado hasta dos decenas de discos como titular, entre los que cabe destacar “Friendship”, con Brad Mehldau”, “Flamenco Big Band”, “Cruce de caminos” y “Perico Sambeat plays Zappa”, cuyos temas anoche presentó junto a su banda en la escena de Conde Duque.

Perico Sambeat
Perico Sambeat

Original labor de arreglos

Perico ha realizado un prodigioso trabajo de arreglos para este proyecto, y, en ellos, sobresalen varios de los componentes de la línea frontal de metales, sacándole chispas infinitas a las viejas composiciones del autor del temario, Frank Zappa. El solista más notable, sin duda, el propio Perico Sambeat, con esa capacidad suya para el dibujo inaudito y para prescindir de las obviedades. Es un solista constante, a veces imparable. Se impone por derecho y porque es genuino hasta cuando nada se lo exige. Aquel capitán Garfio de la contracultura que fue Frank Zappa se sentiría orgulloso de estas nuevas versiones que esta formación ha impreso a su música. Por sí mismas consiguen ampliar los límites del carbonizante universo zappiano.

Guillaume Perret en el Instituto Francés

Y para que vean lo animado que puede llegar a ser un festival de jazz, en el auditorio del magno Instituto Francés, el saxofonista Guillaume Perret también mostró por vez primera en Madrid el frenesí expresivo y genial de su original música.

Los aullidos en el saxo de este intérprete son lo más parecido a un latigazo repleto de intenciones. El relato sonoro que ofrece es ciertamente informe, pero contiene la rabiosa lírica de la aventura en el vacío, la que se destila en las obras de los artistas sin obediencia a una corriente formal.

Con la música de Guillaume Perret, anoche próxima al nu jazz de Niels Petter Molvaer, hay que estar despierto siempre, vigilante, y manteniendo el empeño hasta el límite. Perret, que actuó en solitario, doblando en saxo tenor y teclados, es un artista capaz de de generar ideas constantes sin reducir el empuje y manteniéndose en el filo del grito. Espléndidos, igualmente, los juegos de luces del espectáculo.

Lila Downs en el apartado “No Solo Jazz”

Un poco más tarde, en la sala La Riviera y en el marco de la sección “No Solo Jazz” que este año ha introducido JAZZMADRID en su programación, la mexicana Lila Downs cantó las nuevas composiciones de su álbum reciente “Salón, lágrimas y deseo”. Una mirada honda hacia los catálogos tradicionales de su país, con ojeadas, intermitentes y premeditadas, hacia el blues y la música de esa frontera a la que Trump pone ahora nuevas balizas.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en Política de Cookies.
Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?