Fuego en la escena

Fuego en la escena

El revelador concierto de Baldo Martínez y el Cuarteto Europa en JAZZMADRID

En el teatro Fernán Gómez la Creativa Junior Big Band mostró la valía de algunos de sus jóvenes talentos


 

El mundo de las emociones es algo muy personal y, por ende, intransferible. En ocasiones, sin embargo, tiene un rostro donde todos los sentimientos se reconocen. Los dos conciertos que anoche programó JAZZMADRID estuvieron marcados por el contraste. Dos aspectos creativos bien diferenciados: uno didáctico, con reglas, y el otro de rastreo de lo desconocido y, por tanto, sin demasiadas normas.

La Creativa Big Band, en Fernán Gómez, se encargó de contar el jazz con manual, y, en Conde Duque, el Cuarteto Europa del contrabajista Baldo Martínez ejercitó la opción contraria: entregarse a una prosa voluminosa y explosiva, repleta de aristas, de imprevistos, de fuego. Ambas propuestas, sin embargo, podrían tocar los mismos flancos del corazón.

Alumnos aventajados

Como el pasado año, la sala Guirau del teatro Fernán Gómez aportó la acústica necesaria para un diálogo permanente entre los instrumentos y secciones de la Creativa Junior Big Band. Esta formación, de la Escuela de Música Creativa, tiene una arquitectura que puede alcanzar hasta veinticinco integrantes, todos comprendidos en edades -y esto es lo asombroso- que oscilan entre los 9 y los 18 años.

Su espectáculo anoche volvió a alcanzar su punto fuerte en la frescura que proporciona el repertorio elegido: estándares en su mayor parte procedentes del jazz, del swing, pero también de la bossa o del soul. Patxi Pascual, saxofonista, clarinetista y flautista, además de educador, dobla en funciones de director de esta orquesta, invitando a sus componentes a abordar toda clase de versiones de autores clásicos de la música libre.

Compenetración absoluta

Estamos ante un ejemplo de compenetración sublime entre artistas y afición, y este es un detalle que, cuando se produce, conforta a todos. Y, en medio de semejante celebración, la experiencia se prolonga mañana domingo con la llegada al mismo escenario de la Big Band de Arturio Soria. Que no decaiga la fiesta.

Cuarteto Europa: fogonazo de música libre

El jazz contemporáneo y experimental tuvo una feliz exposición en la jornada del viernes, gracias al concurso del último proyecto del contrabajista Baldo Martínez, un Dave Holland gallego que cada día se parece más a Barry Guy.

En esta aventura ha convocado a cuatro jinetes del apocalipsis jazzístico europeo, con su fiel escudero baterista Ramón López y dos músicos admirados, el violinista francés Dominique Pifarély y el trombonista suizo Samuel Blaser. Se presentan como Cuarteto Europa y realmente lo suyo es un fogonazo continental de música libre y enérgica

Liderazgo compartido

En el repertorio mostrado recrearon dos piezas con todos los colores de su propuesta, “Travesía” y “El puente del estrecho”, que son una magnífica tarjeta de presentación en la que la autoridad expresiva de cada uno de los miembros sólo está contestada por la improvisación colectiva.

Baldo Martínez ejerce el liderazgo como es habitual, es decir, con gran sentido democrático, mientras que Blaser y Pifarély aparcan su liderazgo individual en beneficio del grupo. Y lo de Ramón López en su soliloquio en “Viaje a Ons”, es de otro mundo, un baterista que es capaz de hacer música hasta cuando toca en el aire…

Este Cuarteto Europa debería convertirse en referencia en el jazz continental, refutando la hegemonía de la escena creativa escandinava. Con ellos queda más claro que nunca aquel famoso díctum de Mario Benedetti, “El sur también existe”. Y con un privilegio añadido: es música de mañana que suena hoy.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en Política de Cookies.
Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?