Hondura y festejo en la clausura de JAZZMADRID

Hondura y festejo en la clausura de JAZZMADRID

Conde Duque albergó la delicada música camerística de Don Byron y Aruán Ortiz

El festival clausuró su edición de este año en Fernán Gómez con la presentación del proyecto Djin de Jorge Pardo


 

Casi desde su nacimiento, el experimentalismo musical en torno al jazz no ha cesado hasta la fecha, y hoy tiene uno de sus máximos exponentes en el clarinetista Don Byron. A este músico, de personalidad muy definida, se le ha podido disfrutar tanto en solitario, como en los grupos de Steve Coleman o Uri Caine, y ello por citar solo un par de ejemplos. Anoche compareció en JAZZMADRID, ofreciendo en Conde Duque un concierto a dúo con el pianista cubano Aruán Ortiz.

El jazz de la diferencia

Aruán, que, aunque más joven, tiene una escuela y una filosofía similares a las de Don Byron, es uno de esos músicos latinos llamados a orientarnos con nuevas perspectivas. Y, efectivamente, así resultó anoche. Ambos intérpretes revelaron tener un mundo propio, una historia compartida para contar y un pacto con la sensibilidad y la inventiva que se notaba desde los primeros compases de su concierto.

Una camerística de alto nivel alimentada por las habilidades solistas de ambos músicos, pero también sustentada en contenidos de manifiesto interés: “Black and Tan Fantasy”, de Ellington, algún estudio de Bach, composiciones de ambos músicos y una versión de “Along came Betty” de Benny Golson, títulos todos desarrollados de una forma muy libre e, incluso, radical. Fue un concierto de magnífica catadura, al servicio de estas dos glorias del jazz contemporáneo.

Jorge Pardo y Djin: potente magma sonoro

La noche, en cualquier caso, tuvo un segundo plato de alta gastronomía jazzística. Era el colofón de JAZZMADRID y los organizadores reservaban en el teatro Fernán Gómez una delicia artística para satisfacer a una audiencia que, desde el pasado 2 de noviembre, no ha dejado de acudir a los conciertos programados. La recompensa consistió en una velada en compañía del potente magma sonoro que destila el Proyecto Djin, el quinteto que dirige el saxofonista y flautista Jorge Pardo, cuya música alimentan los jugosos frutos de la imaginación flamenca del músico.

Djin es una máquina rítmica electrificada y multicultural, que quiere dar alas nuevas al propósito aflamencado de siempre del saxofonista. Los nuevos recursos de la banda -teclados e, incluso, un dj, que convertía el quinteto en sexteto- permiten que aparezcan salpicaduras de color en el discurso, y unos músicos cargados de identidad buscan incluso la confrontación con argumentos sonoros nacidos en otras culturas.

Un escalofrío que no cesa

El resultado es una catarata de sonidos libres, heridos e hirientes, que rayaba en la ciencia-ficción. Todo fue potente en este concierto. La actitud: una revuelta ultramoderna de un músico, como Jorge Pardo, muy lúcido y multilaureado. Hasta la pantalla que lucía tras la banda mostraba unos diseños en movimiento que conformaban una sugerente iconografía de la psicodelia.

El complicado equilibrio de la síntesis

Y, al frente de todo, Jorge Pardo; alternando turnos en un teclado de ordenador y en el saxo y la flauta, con esa forma de tocar desoladamente descarnada o infinitamente colérica, además de la loca pandilla de músicos que le acompañaba. El guitarrista Rycardo Moreno reivindicaba a menudo la titularidad de los instrumentos solistas, explotando más su paleta expresiva que las posibilidades rítmicas. Y los teclados de Tony Romero buscaban, a la luz del gran Joe Zawinul, el difícil equilibrio de conservar la identidad, mientras intentaban apoderarse de lenguajes ajenos sin que la operación se invirtiese.

A Jorge Pardo se le atribuye buena parte de la paternidad de la modernidad jazzística española, gracias a formaciones cardinales en su madurez como el grupo Dolores. Más tarde, él y Chano Domínguez, con permiso de aventuras locales como las protagonizadas por Pedro Iturralde o, lejos de nuestras fronteras, las de Coltrane, Miles Davis o Chick Corea, fueron los verdaderos responsables de ese latido híbrido que es el jazz-flamenco. Djin es el último paso que el músico ha dado en esa carrera por la síntesis de estilos; un invento sonoro para sacar al jazz-flamenco del gueto intelectual en el que vive, y ponerlo a competir directamente con los hallazgos de Miles Davis en los años 70 recurriendo a la más lisérgica de las experiencias. Fue una magnífica fiesta de clausura, en todos los órdenes.

Una edición afortunada

Con Djin se cerró anoche la convocatoria más feliz de JAZZMADRID hasta el momento. Siete conciertos excepcionales justificarían su programación por completo. Han sido los de Fred Hersch, Anouar Brahem, Sheila Jordan, Bill Frisell, Steve Coleman, Tigran Hamasyan y Dave Douglas con Carla Bley y Steve Swallow en el Riverside Quartet. Todas fueron comparecencias de mucha sustancia y comprometidas con el avance del jazz.

Los recitales vibrantes del etíope Mulatu Astatke y del Mad Skillet de John Medeski han sido otra de las grandes apuestas -muy atinadas ambas- de la muestra. Y muy agradecibles fueron las fiestas que organizaron en la escena dos tercetos: Delgres, desde la isla Guadalupe, y Vieux Farka Touré desde Mali. En este capítulo del blues no es posible dejar de destacar la presencia del histórico Joe Louis Walker, cuyo concierto fue el ejemplo claro de que -sin que sea axioma- es posible realizar un trabajo sincero y muy atractivo para el gran público.

El espléndido nivel de nuestros músicos

En el apartado local, las presentaciones de Moisés P. Sánchez y las dos de Jorge Pardo, con Djin y junto a Carles Benavent y Tino Di Geraldo, alcanzaron en diversos momentos enormes niveles de expresividad. Y el homenaje a Frank Zappa, de Perico Sambeat, fue emocionante también, por la singularidad de los arreglos concebidos por el músico valenciano para big band.

Sin embargo, sobre todo, hay que destacar que en este ciclo ha estado incluido el concierto más entrañable, y uno de los mejores, de la convocatoria; el del trío del contrabajista Ron Carter, una perla artística para anotar en nuestras biografías y una sesión privilegiada que merecería volver a ser disfrutada pronto.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en Política de Cookies.
Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?