La revelación de Shai Maestro

La revelación de Shai Maestro

Tras presentarse en pasados días, formando en el trío del baterista Mark Guiliana, el pianista israelí actuó anoche como líder de su terceto en Fernán Gómez


 

Parece haber consenso entre la crítica de EE.UU. y la de ésta nuestra comunidad europea, acerca de que los grandes nuevos tríos clásicos de jazz son los liderados por Brad Mehldau y Ethan Iverson, mientras que el sitial de intocable se le sigue reservando a Keith Jarrett. No nos mueve querencia alguna por llevar la contraria, pero los dos primeros deberían vigilar de cerca la carrera y el éxito que se nuclea en torno al israelí Shai Maestro.

Rompedores y eclécticos

Es la misma prevención que, de instalarse en Estados Unidos, deberían tener con nuestro Moisés P. Sánchez. Cribado, en fin, el asunto con cedazo de trama fina, aun sin perder de vista que la propuesta de Shai Maestro es de mucho más difícil comunicabilidad general sin olvidar en ningún momento que ante este trío nadie sabe si carga más por la vía del jazz, que por la de una nueva camerística, nos nos cabe duda de que son más rompedores y eclécticos, más de hoy, que alguno de los antes citados. Y con holgura.

Bill Evans en la memoria

Tras flirtear con toda una paleta de influencias puntuales en sus primeros trabajos discográficos, Maestro -que en días pasados compareció en Conde Duque formando en el trío de Mark Guiliana- parece ahora decidido a revisitar a su manera el inmarcesible lirismo que implantó décadas atrás Bill Evans.

Acompañándole, y en alguna ocasión incluso tomando la dirección de la nave, un espléndido contrabajista, y Ziv Ravitz ante la batería, inclinándose hacia el trabajo de texturas, para poco después transitar por la exuberancia melódica. En conjunto, sirviéndose de un sutil tratamiento electrónico en las notas emitidas por el piano, un primor de creatividad electroacústica que provoca la entrega incondicional del más reticente.

Estrategia improvisatoria

Por lo demás, la concentración y el relativo distanciamiento formal en la entrega que hace el trío, queda compensada con una humorística estrategia improvisatoria a la hora de planificar el repertorio a interpretar. En el inicio del concierto, Shai Maestro aseguró con mucha naturalidad no conocerlo. Composiciones en general cuya estética sin demasiadas demarcaciones, tiende redes que revuelven un agua que puede llevarnos hasta cualquier música.

La satisfacción y el regusto que dejó Shai Maestro en su primer paso de hace algunos años por Madrid, cuando formaba en el grupo del contrabajista Avishai Cohen, quedó anoche remachada y aumentada con su grupo. Un trío clásico, predilecto de mucha gente, aquí y ahora.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en Política de Cookies.
Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?