Maciej Obara, la gran sensación saxofonística

Maciej Obara, la gran sensación saxofonística

El músico polaco presentó anoche, en Conde Duque, su reciente disco “Unloved”

El Fernán Gómez, por su parte, convocó a la banda del contrabajista Kyle Eastwood, hijo del cineasta Clint Eastwood


 

Apenas un mes ha transcurrido desde su debut discográfico en la prestigiosa ECM alemana, y el saxofonista alto Maciej Obara anoche logró incendiar con la telúrica tremolina de un volcán en erupción a un Conde Duque repleto y entregado. Y eso solo es el comienzo de una nueva carrera que, en adelante, dará mucho que hablar. El saxo alto en Europa tiene un nuevo príncipe, y no le tildamos todavía de rey porque se quemarían con ello laudos y titulares de un futuro inexorable por ley de arte.

Un virtuoso del saxo alto

Maciej Obara es lo que, en lenguaje artístico, se conoce como un virtuoso, y en este caso sí que el término se aplica con prístina propiedad. La hermosa liebre que levantaron hace unos años algunos ratones coloraos de la crítica continental, lleva camino de convertirse a toda velocidad en león de oro. Después de una carrera en la que han brillado títulos como “Equilibrium” o “I can do it”, Obara -como decíamos- publicó el pasado mes de octubre el disco “Unloved”, cuyos contenidos íntegros estrenó anoche en compañía de los músicos que forman ahora en su cuarteto. Todos tienen bula por realizar una labor más que eficaz, pero posiblemente el pianista Dominik Wania fuese el que mejor encarnadura tiene con los nuevos temas.

La complicidad del público

El público no cesó de aplaudir los lances de los cuatro intérpretes, que se sucedieron con la frecuencia de las mareas; con Maciej Obara fajándose una y otra vez en sus soliloquios, y con pausas de silencio más que oportunas. Y, acto seguido, un clamor de satisfacción y entrega por parte de la afición. Obara se detenía, mandaba y templaba en todos los terrenos. Con poderío, con alma. Lo dicho, anda ya entre nosotros, ciudadanos europeos, un auténtico príncipe del saxo alto. Su concierto superó, incluso, las expectativas.

El paso adelante de Kyle Eastwood

El Fernán Gómez recibió en la noche la visita del quinteto del contrabajista Kyle Eastwood. Hijo de un cineasta, Clint Eastwood, cuyo trabajo constituye un ejemplo de capacidad artística sorprendente, Kyle y su grupo intentan un paso adelante con su nuevo repertorio, en el que se incluyen títulos como “Soulful times” o “Swamp”.

Kyle Eastwood
Kyle Eastwood

Los temas mostrados ahora se definen principalmente por su cadencia de corte clásico, si bien la estructura musical de los arreglos para el conjunto es libre y muy abierta, con las intervenciones y soliloquios de los músicos bien pautadas, pero ordenadas de un modo diferente cada vez. Y esa es una de las peculiaridades que llaman la atención en la música de Kyle Eastwood, además de las buenas facultades del trompetista Quentin Collins y el saxofonista Brandon Allen.

Noche de jazz sugerente, soliloquios rotundos y sonido en conjunto más que notable. Vive Kyle Eastwood ese momento clave para ganar el lugar que se merece en el jazz. Su estilo elegante, discreto y estéticamente muy logrado, alcanza en algunos pasajes del repertorio una Idónea y más que merecida gloria. Y solo él podía rematar con una versión de la mingusiana “Boogie stop shuffle”, seguida de un bonito y amable guiño a nuestra tierra: “Andalucía”.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en Política de Cookies.
Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?