Web del Ayuntamiento de Madrid

Top
Image Alt

Blog

HomeJAZZMADRID21 Inteligencia creativa
Eivind Aarset

Inteligencia creativa

El guitarrista Eivind Aarset, al frente de su grupo, ofreció el sábado un brillante concierto en Fernán Gómez

El desarrollo del festival, en las tres jornadas últimas, también ha deparado las visitas de Susan Santos, Lucía Rey, Ole Swing, Paula Parker y la Creativa Big Band


Hay una necesidad de moverse que aqueja a algunos jazzistas de hoy, que es consecuencia de la agonía de los modelos convencionales y les coloca en la ruta hacia nuevos frentes expresivos. Esa es, probablemente, la característica principal -y su más importante virtud- en la trayectoria del guitarrista noruego Eivind Aarset, cuyo ademán es directamente proporcional a los grados de osadía y genio de sus iniciativas.

Probablemente, Aarset sea el artista más cercano al precipicio creativo de cuantos se dan cita en esta edición de JAZZMADRID; el que más se aparta de la respiración tradicional como vehículo para la evolución. Su apuesta es vivir dentro de la música, escalar puertos sin sendero. Eivind Aarset hace melodía con cualquiera de los dispositivos de sonido que complementan su guitarra: dosificadores de volumen, ecualizadores… Texturas etéreas que escapan a las clasificaciones, y que, saliendo de ese mundo de ondas oleaginosas que evolucionan hasta el estallido sonoro más abrupto, rara vez encontrará el aficionado en ningún otro, salvo en las creaciones de su amigo y maestro Nils Petter Molvaer. Alumnos tiene esta escuela guitarrística de Aarset por todo el mundo, pero pocos como él para manejarse, y emocionar, con este repertorio. Su pulso fabricando texturas etéreas y capas de sonido enganchó con seductora cercanía a la audiencia del Fernán Gómez.

Ole Swing @fernandotriBinophoto

Ole Swing: en la confluencia de la copla y el jazz

En el mismo lugar, ayer domingo, Ole Swing mostraron su propuesta de copla y jazz, ya muy madura y resultado de experiencias anteriores en las que han participado casi todos los militantes de la formación actual. Se trata de un cuarteto de cuerda tradicional en la línea de los grupos que dirigieron Django Reinhardt y Stephane Grappelli, si bien aquí el repertorio proviene estrictamente de nuestro cancionero. Y hay un acuerdo natural en la combinación de los elementos sonoros que intervienen; sin embargo cuando el cante de Eva Durán se hace presente el espacio de confluencia entre su forma de decir la copla y el jazz cobra una dimensión pocas veces disfrutada. Es difícil imaginar que Ole Swing puedan superar la nota de sobresaliente que ofrece este repertorio escuchado, y nada nos alegraría más que equivocarnos.

Paula Parker @fernandotriBinophoto

Paula Parker

La formación de la cantante Paula Parker es una evocación modernizada del swing de los años 30 y 40. Su concierto en CentroCentro anoche tuvo muchos destellos solistas en el encargado de los vientos y director musical Roberto Somoza, pero lo bueno es que en ningún momento apagó la formidable personalidad cantora de la titular. Desde Galicia, donde está asentada, esta banda es una de las más interesantes de cuantas se entregan al revisionismo de modelos primeros del jazz en nuestro país. Una orquestina excelente, a la búsqueda de un espacio en el que, en lo sucesivo, no deberían encontrar ningún problema para mostrar el acertado calibre de sus maquinaciones. Todas ellas estarán incluidas en un álbum nuevo, de próxima publicación, que anoche desvelaron durante su concierto.

Lucia Rey Trío @fernandotriBinophoto

Lucía Rey, un jazz sencillo y directo

La presencia de nuevos nombres en el mundo del jazz ya no se reduce tan solo a unas pocas propuestas. El relevo generacional es una realidad, y es así como comienza a hacerse común una generosa lista de jóvenes talentos. La pianista Lucía Rey es una de ellas, y el miércoles estuvo en el espacio de CentroCentro para demostrarlo. La degustación de su música es sencilla y directa, sobre todo, porque funciona en trío; un formato ideal para apreciar sin bridas la música del piano.

Hace un par de años, María ya sorprendió con su participación en las Residencias de Condeduque y el tiempo ha conseguido hacer crecer la apuesta de entonces. Música que busca fórmulas desnudas, comunicación esencial, tensión sin alboroto y sin disimulos. Más o menos como la ofrecida por la Creativa Big Band, que el sábado compareció en CentroCentro.

Creativa Big Band @fernandotriBinophoto

Creativa Big Band, el talento que repite

Y no es precisamente un pequeño síntoma de la riquísima oferta de este festival, el hecho de que esta orquesta repita en su cartel en cada una de las ediciones de los últimos años. Fruto del compromiso que los responsables de la muestra han contraído con la docencia, la Creativa ofreció un concierto medido e intenso, en el que todos los integrantes mostraron extraordinarias mañas en escena. Ni siquiera el ímpetu añadido que le pusieron a todo lo que hicieron, pudo añadir a lo ya sabido el énfasis que hay que exigir a lo que se produce en directo.

 

Susan Santos @fernandotriBinophoto

Susan Santos en Fernán Gómez

Y llegó también el blues a la programación del festival, gracias a la aparición de la guitarrista y cantante Susan Santos el viernes en la escena del Fernán Gómez. Siempre hay razones para volver a disfrutar con esta artista y el pretexto, esta vez, radicaba en contemplar lo que Susan es capaz de hacer en un escenario más grande que el de CentroCentro, donde JAZZMADRID la convocó hace un par de años.

Susan es una improvisadora afortunada, dueña de recursos muy importantes, en su mayor parte procedentes del blues, pero también del rock, y en su concierto volvió a poner en juego todos a su antojo. La estrategia, además de para divertir a lo grande al público asistente, le fue útil a la artista para ilustrar un fértil territorio expresivo que tiene, además, unos tintes muy personales.

 

Acompañantes muy sólidos

Llevaba en su grupo a dos excelentes músicos, que, desde la batería y el bajo, cubrían la sección rítmica. Con el primero, Susan se entendió sin ninguna clase de esfuerzo, pese a que las baterías en el blues tiendan habitualmente al baquetazo, el golpe fuerte, que apenas permite oír al resto de instrumentos.

El bajista, por su parte, acomodó perfectamente su instrumento al grupo, primero, en versión acústica, para, después, emprenderla con la versión enchufada a la red. En ambos casos propuso invenciones que no eran nada comunes. Un acompañante segurísimo y de muchos matices.

Este encuentro ha sido lo más parecido a un vendaval de frescura, un acto de creación sobre el terreno. Ha sido una cita con el blues, ese hermano del jazz, al que JAZZMADRID regresa siempre, sea cual sea su ideario principal.

web del Ayuntamiento de Madrid
logo Ayuntamiento de Madrid
JAZZMADRID21