Web del Ayuntamiento de Madrid

Top
Image Alt

Blog

HomeJAZZMADRID21 Las voces de la voz de Alfonso de Vilallonga
Alfonso Vilallonga @fernandotriBinophoto

Las voces de la voz de Alfonso de Vilallonga

Éxito artístico del jazz acancionado del compositor y cantante barcelonés, el martes pasado, en el marco de JAZZMADRID
La cantante aragonesa Carmen París internacionalizó un día antes, en Fernán Gómez, la jota aragonesa, mezclándola con muy diferentes músicas populares
Anoche fue el turno del pianista polaco Dominik Wania


Los amantes de la jota tenían antaño un ídolo: el célebre bailarín Pedro Azorín, que recorrió todos los teatros de aquende y allende nuestras fronteras. Hoy, en clave de canto, otro personaje es tan digno de admiración como Pedro: la zaragozana Carmen París.

“En síntesis” es el nombre de su más reciente espectáculo, un proyecto con el que Carmen celebra 35 años de trabajo sobre los escenarios. En la confección de su desarrollo, se ha elegido una antología de algunas de las mejores canciones contenidas en cuatro álbumes multipremiados de su discografía: “Pa’ mi genio”, “Jotera lo serás tú”, “In-Cubando” y “Ejazz con jota”.

Se trata de un puñado de títulos que muestra los múltiples aromas y paisajes en las músicas y textos creadas -o adaptadas- por Carmen alrededor de la jota, un estilo lo suficientemente influyente como para haber demostrado que el patrimonio musical de nuestra Península Ibérica no se reduce únicamente al fado y al flamenco.
Carmen París @fernandotriBinophoto

Muchas músicas en una

Y arranca el concierto y las revisiones de “Chavalica” y “Todo es pena”, introducen al público la fuerza del folclore maño en las venas. Un swing preciso, con las formas también del cabaret, preside títulos como “Guaraní” o “Cadenica de oro”, y unas líneas de composición y arreglos que abren el arco de expresividad hasta el instante mágico, consiguen que las entregas que prosiguen sean espléndidas y muy entretenidas.

Fue una velada de reflexión musical divertida y sorprendente. Títulos como “Cuerpo triste”, “Para Aragón”, “Chufla, dragón” o “Cositas in-solitas” siguieron alimentando la pasión de Carmen París. Un concierto bien concebido, impactante, sólido.

 

 

Alfonso de Vilallonga

La canción de cabaret de Alfonso Vilallonga

Y como el público de los conciertos de JAZZMADRID, felizmente, ya vemos que no solo se muestra interesado en el jazz de estricta estructura libre, al día siguiente, el miércoles, recibió al cantante y compositor Alfonso Vilallonga, al frente de un cuarteto instrumental con el que interpretó las canciones del disco “Hors de saison”. He aquí otro de esos espectáculos que, de vez en cuando, ofrece este festival y al que el público acudió con gusto y mejor ánimo.

El temario de “Hors de saison” tiene muchas herencias que se fueron mostrando con nitidez en el recital. Hay mucho de chanson française (Gilbert Becaud, Charles Azanavour, Benjamin Biolay…), algo de cabaret y abundantes arreglos de jazz de cámara. Y es partiendo de esta última referencia donde encontramos los valores más auténticos de esta peculiar y simpática oferta, en la que, entre canción y canción, Alfonso relataba las diversas reflexiones y vicisitudes acerca de su proceso creativo, a través de soliloquios tan elocuentes como repletos de un humor y un ingenio que pasmaban.

 

Músicos modélicos

Casi sin apercibirse, el fin del recital llegó, dejando paso a un clásico de Jacques Brel, en el turno de bises, como “La valse à mille temps” y “Si me dejas”. Y, de nuevo, la generosa presentación del anfitrión para unos músicos llegados de diferentes lugares. Entre ellos, hubo extraordinarias formas en la guitarra de Pau Figueres, mucho fuelle en el piano de Dani Espasa, y una voz y un sentido del ritmo únicos en la contrabajista Magalí Datzira. En conciertos como este, no es necesario entrar en más pormenores. Es preferible celebrar el haber estado ahí y dejar en el aire un sentimiento de gratitud hacia tan grandes artistas. Sublimes, por cierto, los ecos de Tom Waits en la canción de amor “Frogland”, y entrañable el recuerdo para el maestro Henri Salvador, a través de la canción de Benjamin Biolay “Jardin d’hiver”.

 

Dominik Wania

Dominik Wania, sublime piano solo

Rigurosa novedad la de ver anoche al pianista polaco Dominik Wania, en la escena del Fernán Gómez. Y es novedad absoluta, porque hace ahora cuatro años que Wania nos visitó en Condeduque, pero formando en el cuarteto del saxofonista Maciej Obara. Ya entonces, nos cupo la satisfacción de lanzar alabanzas al arte interpretativo de este artista, cubriendo los flancos del resto de la sección rítmica del grupo. Escucharlo ahora en solitario, ha permitido la ratificación en lo dicho, con creces, gracias al disco que Wania ha traído bajo el brazo.

Se llama “Lonely shadows” y sus composiciones permiten -tal como contábamos en la semblanza previa de este concierto- asistir al nacimiento del arte en el mismo momento en que el autor lo descubre, manifestándose en forma simultánea a su interpretación. Impronta claramente europea en los modales del músico, armonía, ataque, dicción…, detalle que hace muy difícil apelar, como se han apresurado a decir algunos, a la corriente clásica impuesta por Bill Evans con conclusión en Keith Jarrett y Brad Mehldau. De hecho, Dominik Wania no parece deberles tanto a estos tres pianistas, como a la música clásica europea y a la libreimprovisación.

Una nueva, y rotunda, degustación de jazz europeo con señas propias, que, un año más, es preciso agradecer al buen oficio de los responsables del Instituto Polaco de Cultura.

 

web del Ayuntamiento de Madrid
logo Ayuntamiento de Madrid
JAZZMADRID21