Web del Ayuntamiento de Madrid

Top
Image Alt

PRESENTACIÓN

HomePRESENTACIÓN

Dividida en diferentes apartados, la programación de JAZZMADRID convierte la capital en el centro neurálgico del jazz. JAZZMADRID, en esta edición, vuelve a hacer una apuesta definitiva por el jazz de carácter local

Son las ventajas de las sinergias. Cuando las cosas se hacen bien, el resultado es este: el festival más grande jamás soñado. Son, en realidad, varias programaciones en una. Por una parte, la oficial de los espacios municipales, y, por otra, las de los colaboradores: Auditorio Nacional de Música, Biblioteca Nacional de España, Círculo de Bellas Artes, Instituto Francés, Instituto Polaco de Cultura, La Noche en Vivo y Teatro Pavón, donde se desarrollará el ciclo Villanos del Jazz, nacido recientemente. Cuando un festival de jazz alcanza este nivel ya no se puede dudar de que se trata de un hecho cultural sin paliativos; una programación convertida en corredor sonoro de las músicas y ecos que nos acompañan en el tiempo que vivimos. Y con el mérito añadido de que hay nuevas generaciones de aficionados que crecerán y se cultivarán a la sombra de todos sus conciertos. A ese lugar ha llegado esta muestra internacional que, cada otoño, se celebra en nuestra ciudad. Y el cartel de este año, caracterizado por un saludable monumentalismo, continúa con la policromía de contenidos que conforman su perfil desde hace varias temporadas.

 

Esta cita sigue encontrando, en cualquier caso, una evidente justificación moral, incluyendo en su lista a creadores nuevos, o emergentes, que, de otro modo, difícilmente entrarían en los circuitos. Por eso -además de por su obvia calidad-, están presentes en el programa artistas de aparición tan reciente como Lucía Rey, Alba Careta, Jesús Molina, Gonzalo del Val o Verónica Ferreiro & Javier Sánchez, además de la formación que este año propone el Centro Superior Música Creativa, esta última consecuencia de la mejor destilación de los fondos selectos de varias cosechas del jazz académico.

 

Los artistas consagrados, por su parte, con sus proyectos más recientes, tienen por supuesto un espacio fundamental, y, en ese apartado, llegarán, entre otros, saxofonistas como Charles Lloyd, Kenny Garrett y Antonio Lizana; vocalistas como Madeleine Peyroux, Jose James, Carmen París y Pedro Ruy-Blas; el trompetista Ambrose Akinmusire; el cuarteto del pianista Pedro Ojesto; la Banda Sinfónica Municipal, dirigida por el maestro Jan Cober, y, aún, dos dúos en los que el piano es gran protagonista; son los que conforman Gonzalo Rubalcaba y la cantante Aymée Nubiola, y Chano Domínguez y Diego Amador.

 

Algo de aventura también es posible, y para eso el conjunto de las programaciones ha seleccionado a los guitarristas Eivind Aarset, Lionel Loueke, Chema Sáiz y Julian Lage; al baterista Dave Weckl & Tom Kennedy Project; a los pianistas Joachim Kühn, Jacky Terrasson, Ignasi Terraza, Bruce Barth y Dominik Wania; al grupo Patáx; al saxofonista Ariel Brínguez; al contrabajista Kyle Eastwood; a Duot y Andy Moore; a César Filiú Douglas y Román Filiú, este último acompañado por el Cuarteto Assai, y a la cantante Cecile McLorin Salvant, que busca la inspiración haciendo síntesis con toda la música culta aprendida en conservatorios de Estados Unidos y París. Hay, además, intérpretes polifacéticas como la guitarrista de blues Susan Santos, y un representante de la chançon française jazzificada como Alfonso Vilallonga, habitual compositor de bandas sonoras para filmes de Isabel Coixet, Fernando León o Pablo Berger. Y un día está también reservado para el recuerdo a un clásico incontestable y decano de todos los saxofonistas de España: Pedro Iturralde, cuya memoria tienen intención de honrar los músicos que formaron con él a lo largo de sus últimos 25 años de carrera, con el añadido del saxofonista alto Perico Sambeat, además de algunos invitados sorpresa.

 

El recuerdo de Pedro Iturralde -que, inevitable y lamentablemente, nos lleva hasta Bob Sands y Norman Hogue, los amigos americanos que también nos dejaban recientemente- abrirá la programación en Fernán Gómez, y será otro gran saxofonista, Jorge Pardo, quien prácticamente la cerrará, haciendo las veces de director musical de una banda diseñada específicamente para la ocasión, con el fin de rendir homenaje al pianista Chick Corea, que nos dejaba el pasado mes de febrero. De Jorge, saxofonista nacido en Madrid, bien puede afirmarse que es el gran impulsor del jazz-flamenco, un estilo que, nacido en 1967 gracias a la iniciativa de Pedro Iturralde y Paco de Lucía, grabando aquellos dos volúmenes para Hispavox, titulados “Jazz flamenco I y II”, conoció desarrollo y asentamiento en nuestra ciudad en los años 80 y 90, gracias a la contribución de la compañía discográfica Nuevos Medios.

 

Al amparo de la etiqueta “Jóvenes Flamencos”, Nuevos Medios y su director Mario Pacheco, aglutinaron en su catálogo a una pléyade de músicos aventureros que no tardaron en hacer forja con esa coloración flamenca por la que apuestan muchos de nuestros músicos. El jazz flamenco es, en fin, nuestra definitiva “marca musical España”, aunque, por su procedencia, es más acertado afirmar que se trata de una instantánea sonora sellada con el precinto musical genuino de Madrid, proyectado a través de la libertad del jazz. De esta escuela, representantes tan importantes como Guillermo McGill, los mencionados Pedro Ojesto y Antonio Lizana, el dúo de pianistas Chano Domínguez y Diego Amador, Olé Swing, Chico Pérez, Dani García y Tino Di Geraldo estarán igualmente presentes en el cartel. Y cabe decir, finalmente, que tanto la figura de Mario Pacheco, como la de Chick Corea, serán glosadas en sendas conferencias impartidas por dos especialistas en el tema. En ambas actividades, volveremos al abrazo los presentes, y dirigiremos al cielo nuestra mirada por los ausentes.

 

Como en ediciones anteriores, el festival se completa con una exposición fotográfica de Jaime Massieu, que, a su vez, presentará su libro “La música que he visto”; una proyección cinematográfica que tendrá lugar en el Instituto Francés, con posterior coloquio en directo con sus actores y director; varias conferencias pronunciadas por diferentes profesionales y estudiosos del jazz (uno de estos actos tendrá lugar en el regio e imponente marco de la Biblioteca Nacional de España), y el habitual y profuso capítulo de conciertos en clubes y salas de música en vivo que nos trae la Asociación La Noche en Vivo, casi dos decenas de conciertos en 13 salas. Y, con todo ello, completando la oferta, el Jazz de Ciudad que nos brindan iniciativas municipales como las de 21 Distritos y el Festival de Jazz de Ciudad Lineal. Gracias a ambas acciones, la afición podrá disfrutar en diferentes espacios del Ayuntamiento con los conciertos de David Pastor, Sara del Valle, Antonio Serrano, María Toro, Israel Sandoval y la Big Band del Conservatorio Profesional de Arturo Soria, entre otros.

 

A muchos sorprenderá agradablemente esta relación de actividades y nombres de procedencias tan diversas, pero ninguna otra sería razonable en una ciudad que se declara abierta y siempre acoge a todos aquellos que, vengan de donde vengan, tengan algo nuevo -y valioso- que aportar. El jazz, conviene no olvidarlo, es un lenguaje musical creado en la confraternización de culturas, y definitivamente afincado en la frontera. Se elabora siempre en clave de riesgo, con el artista colocado al borde del abismo. Y, a veces, levanta el vuelo y se produce la transformación. Arranca algo nuevo. Y basta con ver la presencia de mujeres en la programación, para comprobar que el resultado ya no es, además, monopolio exclusivo de los hombres.

Luis Martín
director artístico JAZZMADRID

 

 

web del Ayuntamiento de Madrid
logo Ayuntamiento de Madrid
JAZZMADRID21